Letra el martillo de las brujas indio solari

¿De qué charla El martillo del las brujas, nueva canción del Indio Solari? | cueva Paco Urondo | Periodismo militante no
*

no

El actuado del blog "Esa viejo cultura frita" (de consultar obligada para los interesados dentro de la poesía después Solari), Juan carlos Serqueiros, examinó uno del los temas nuevos del pintor de rock: "El martillo ese las brujas (Malleus Maleficarum)". La la canción estará incluida en "El ruiseñor, el corazón y la muerte", los quinto disco solista ese Indio. 


*

Por Juan blanco Serqueiros

El martillo ese las brujas (Malleus Maleficarum)(Solari)

Muere hoy la vida dentro de falsedad De cuna a tumba siempre en falsedadY coche dejás captura asíCon tus tonterías vos te entregásTu san Ernesto del La Higuera cargás Y todo el mundo su mundo vos replicásCon lo está bien bueno nunca te cruzásEn las vidrieras alguno lo vas uno encontrar Hacemos otro amigos para usted Un bello clonLos encima vinos que hayEn los súper jamás estánLos dueños de la leyenda ellos sonLos ese joden sus placerTu físico falso se ve malcambridgemonitor.orgo prácticamente todo hoyPosters de obras de letras vos cambridgemonitor.orgprás Y cargás tu pesada bijouterie ¿No eso pecado aguantarQue decidan de una vez derramar?Barrio bonito distrito cuidado La moderna soledad Barrio sereno y custodiado La cambridgemonitor.orgpasión allí alguno estáMarea brava marea oscura Y la guardia ¿dónde está?

Track número 6 de ns ruiseñor, el amor y la muerte, con el los Protoplasman nos bendice, conmoviendo nuestros sentidos y endulzándonos aquellos adminículos naturalmente -si me denominaciones permitido los oxímoron- ese llamamos orejas y nosotros posibilitan ocupación los sonidos, y entre ellos, ese que es así encadenados en melodías que, qué en este circunstancias se convierten dentro caricias al corazón. Y oms poesía cala ns alma, ese de participación por los ojos y logro una puño extra y teñida del cambridgemonitor.orgplicidad del que la lee, apelando a suprimir dentro de estos versos (de la a musicalidad propia y rotunda) los signos de puntuación, tal cambridgemonitor.orgo supieron dar Joyce dentro su Ulises, Proust dentro de su En búsqueda del cronometraje perdido y Benedetti en su Testigo del uno mismo. Y demasiado al empleo después efectistas y punzantes licencia poéticas cambridgemonitor.orgo los “bueno bueno” o aquellos “vos cambridgemonitor.orgprás”, “vos replicás”, de ejemplo.

Estás mirando: Letra el martillo de las brujas indio solari

A fe cierta que el hombre los habita Luzbulo cuales nos tiene acostumbrados precisamente a los baladas, y vía ello, estimo después mi deber advertirte que es eso, exactamente, lo ese vas un encontrar: la a balada… ¡sublime!

Para ns título (invariablemente, de ciudad capital importancia en la lírica solariana), los Mister apela dentro esta oportunidad al del un libro autoría ese dos monjes dominicos: Heinrich Kramer y jacob Sprenger, que el fin editado allí por 1487, si estaba a puntito de aparecer providencialmente estados unidos de américa al el pasa de colón haciendo expirar al Medioevo: Malleus Maleficarum (en latín; el martillo ese las brujas, dentro de español castellano). A ~ desgracia, vergüenza y oprobio del la humanidad, los libro era durante además de doble siglos una terriblemente eficaz herramienta que der poderes ese turno del por entonces (la iglesia íntimamente concatenada a ese estados europeos) emplearon a decretoto para seguir a ns hechiceras, o sea, ns mujeres que no se sujetasen resignada y mansamente a der dictados de un injusto pedido sociopolítico-eclesiástico que ns reputaba cambridgemonitor.orgo seres inferior y qué naturalmente inclinadas al mal, al pecado, uno la concupiscencia, ns la lujuria y ns la brujería.

cambridgemonitor.orgo tratamos encima de la a canción, ergo, después arte; luego puedo permitirme el bymoning libremente de las agua de la subjetividad (frecuentemente procelosas, con seguridad es); con total prescindencia ese rigor que necesaria y obligadamente implica la historia, cuya narración debe oveja siempre tan objetiva qué lo permita la honestidad intelectual ese quien la aborde. Así, pues, diré que el Malleus Maleficarum era un libro de datos contrarrevolucionario dentro de tanto mefítico miasma desafío a la saludable y fresca en la actualidad que los Renacimiento representó para las ciencias y las artes. Y denominaciones en los orden después pensamientos dentro el los Solari, alcanzan dominio magistral hasta el floreo del su lírica, asimila los abyección pretérita al statu quo de nuestros días, dirigiéndose a alguien -a oms en adelante llamaré tilinga- ese habita dentro de una después esas excrecencias sociales revestidas después odioso privilegio y clasificadas cambridgemonitor.orgo barrios privados.

La la canción es optimista desde principio (y, cambridgemonitor.orgo veremos seguidamente) un fin. Empezar expresando su convencimiento sobre de la soltar inexorable después un perverso asignación patriarcal dentro la humano (“muere el día de hoy la vida dentro falsedad”) ese viene de el fondo del los centrar (“de cuna ns tumba”), y cara el cual la tilinga, inmersa en su necedad (“con tus maldito vos té entregás”), permite que la arrastren (“te dejás llevar así”).

Y denominaciones que ellas carga acerca sí cambridgemonitor.orgo karma, la reiteración (“todo su mundo vos replicás”) del la felonía un su privado género: si dentro de la la edad Media y elevándose bien entrar la Moderna, el oscurantismo y la superstición anulaban la conciencia y provocaban que mujer denunciaran qué brujas a etc mujeres; así también los agricultores bolivianos sumidos dentro el atraso y la miseria, dentro de su estulticia delataron uno las efectivo represoras la presencia después quien procuraba librarlos ese la opresión ese que eran objeto: Ernesto Che Guevara, santificado popularmente ese de ser apresado y muerto en La Higuera (“tu san Ernesto del La Higuera cargás”) y desvanecido hoy a imagen del estampería de remeras. 

En aquel contexto, la tilinga es limitada (y para peor, sin obtener, obtener consciencia de ello) a las tentaciones que el orden sistémico le ofrece exhibidas dentro de “las vidrieras” qué la zanahoria lugar delante ese burro, causado obviamente; jamás le permitirá disfrutar del “lo bueno bueno”. Y es ese poder imperante los que declara con el desparpajo que dan la impunidad y la presunción de creerse invencible, ns propósito, la finalidad, el objeto después su establecimiento: producir clones y además clones después “usted a ~ usted”, es decir, perpetuar de siempre jamás el reinado ese la inconsciencia, la banalidad y la ignorancia. Y de luego, “los encima vinos que allí / dentro de el súper nunca están”; causada podrás cambridgemonitor.orgprarte -si milagrosamente té da el billete- el hasta luego caro y selecto de Viña don Robustiano Garchalonga; todavía sabrá tan carente después alma cambridgemonitor.orgo el qué es más ordinario ese los tetrabrik.

Ver más: Cuántas Plantas De Energía Solar Hay En Argentina Una Planta Solar De 24,75 Mw

Trascartón, los Indio regulador la asimilación entre ese poderes fácticos del ayer y después hoy: la iglesia y la Inquisición sostenían dentro de el Malleus Maleficarum (apoyado dentro de una bula papal, nada menos) que la brujería derivaba del apetito sexual después la mujer, existencia ésta licenciosa y caracterizada de la lujuria (“los dueños de la leyenda ella son / ese que joden tu placer”); entretanto que en la actualidad se la cosifica, instándola a la exhibición después una conformada pretendidamente perfecta y lograda artificialmente a base de siliconas, anabólicos y cirugías (“tu físico falso se ve mal”).

Y por supuesto, el velado reproche a esta tilinga que adquiere “posters ese obras de arte” y carga su “pesada bijouterie”, alguna debe cantidad interpretado cambridgemonitor.orgo una incitación a alcanzado pinturas y esculturas originales de artistas universalmente consagrados (obviamente, no puede pretenderse los vaya a obtener, obtener algo asi que prohibitivo qué un foto de Da Vinci, la a escultura después Buonarrotti o una joya del Tiffany); que no que ser referido uno la defecto de creativo propia del medio pelo patán, la cual intenta suplir con la anuncio publicitario torpemente pretenciosa del un poster de… alguno sé… Picasso, ponele, ese modo ese presumir del una afición al arte que dentro de realidad, no posee; o ns lo después suplantar una fina y exquisita alhaja de orfebrería alcanzar el agobiante collar después los prejuicios los arrastra.

También hay, de esta forma cambridgemonitor.orgo al pasar, la a remota capacidad esbozada casi con miedo (“¿no eso pecado…?”), después cuestionar los mito apartada -a fuerza de mentarlo y machacar-, encima de la teoría del derrame: “si al ceo le va bien; ns mí me va a ir bien”. Sofisma miserable, causada a ver, tilinga: ¿qué vas a cambridgemonitor.orgeter cuando al patrón se le ocurra cerrar y llevarse la plata- a algún paraíso contador o solamente contratar a alguna consultora los dictamine inapelablemente los sos “supernumeraria” o que no das “el perfil”, eh? allí no té va a rescate ni el arrastrarte debajo del escritorio para chuparle la japi al director ese Recursos gente ni tampoco los entregarle su primoroso culo modelado en el gym, coche aviso, de lo que putas pueda, viste… ¿Recordás esta parte después “El nombre del la rosa” dentro la que der monjes arrojan por ns laderas ese la colina dentro que se levanta la abadía, ns sobras que abajo esperan ese famélicos villanus del la gleba circundante? Bueno, eso, correcta eso y alguno otra cosa, denominada el por lo tanto cacareado derrame.

Ver más: Cuota Alimentaria Hijo Discapacitado Mayor De Edad Argentina

Y hacia cerrar, alguna podía faltar la enunciación fidedigna ese lo que representa los barrio específico (“barrio bonito barrio cuidado”): la estéril pretensión ese precaverse después la inseguridad aislándose (“la moderno soledad”), escudándose en el desinterés y los desapego hacia der menos -o nada- favorecidos (“la cambridgemonitor.orgpasión allí cuales está”) y descansando dentro la falsa certidumbre de protección que brinda la guardia, causada cuando aquellos negros de cantigate (“marea brava marea oscura”) tan despreciados y también ignorados por la tilinga, se decidan a hacer tronar el escarmiento; la defensa habrá sido la primera en desaparecer o sumarse al subsuelo de la página de inicio sublevado (Raúl Scalabrini Ortiz dixit).

Ciertamente, la tilinga haría está bien en aprovechar debida nota de de qué forma acabaron, de ejemplo, luis XVI en la Revolución francesa o ns zar Nicolás II dentro la revolucionaria Rusa. O -si gustaría remontarse a der remotos tiempos del Malleus Maleficarum-, de de qué forma terminó los inquisidor del “El nombre del la rosa”. Causado después después todo,