Las Cosas Que Perdimos En El Fuego Pdf Completo

*
En estas once cuentos los lector se ve obligado a olvidarse de tengo mismo para conforme lasperipecias e investigaciones de cuerpo que desaparecen o está bien reaparecen dentro de el momentomenos esperado.

Estás mirando: Las cosas que perdimos en el fuego pdf completo

Ya sea la a trabajadora social, la a policía o un administrar turístico, losprotagonistas luchan de apadrinar un seres socialmente invisibles, indagando de esta forma en los peso dela culpa, la cambridgemonitor.orgpasión, la crueldad, los dificultades después la convivencia, y en un terror asi que hondocambridgemonitor.orgo verosímil.Con la cotidianidad hacer pesadilla, los lector se despierta abatido, perturbado por historias eimágenes los jamás conseguirá sacarse después la cabeza. Los autodenominadas «mujeresardientes», los protestan anti una forma extrema ese violencia doméstica que se ha vueltoviral; una estudiante que se cambridgemonitor.orgienza las uñas y los pestañas, y otra que tratar ayudarla; losaños después apagones dictados por el gobierno durante los qué se intoxican tres amigas los loserán trepar que la fallecidos las separe; el famoso asesino dentro de serie llamado Petiso Orejudo, quesolo tenía maduro años; hikikomori, magia negra, der celos, ns desamor, supersticiones rurales,edificios abandonados o encantados…Mariana Enriquez es una después las narradoras más valientes y sorprendentes del siglo XXI, nosolo después la nueva puerta argentina a correo de escritores nacidos durante la dictadura sino dela literarias de cuales país o lengua. Transforma géneros literarios dentro de recursos narrativos,desde la novela negra trepar el realismo sucio, andar por los terror, la crónica y los humor, yahonda alcanzar dolor y belleza en las raíces, los llamas y los tinieblas de toda existencia.Mariana EnríquezLas material que perdimos en el fuegoePub r1.0gertdelpozo 26.06.16Título original: Las cosa que perdimos dentro el fuegoMariana Enríquez, 2016Editor digital: gertdelpozoFuente: RanchapartePub base r1.2I wish identificación were a girl again, half-savage y hardy, and free.EMILY BRONTË, Wuthering HeightsI am in my own mind.I am locked in los wrong house.ANNE SEXTON,«For the Year of ns Insane»EL chaval SUCIOMi familia piensa que estoy loca causado elegí vivir dentro la casa familiar ese Constitución, la patria de misabuelos paternos, la a mole ese piedra y puertas ese hierro pintadas del verde sobre la carreteras Virreyes, condetalles letras déco y antiguo mosaicos dentro el suelo, asi que gastados que, si se me ocurriese encerar los pisos,podría inaugurar una pista de patinaje. Pero yo siempre estuve enamorada después esta casa y, de chica,cuando se la alquilaron a uno buffet del abogados, recuerdo mi malhumor, cuánto extrañaba estashabitaciones después ventanas altas y ns patio interiores que parecía un yarda secreto, mi frustración porque,cuando pasé por la puerta, ya alguno podía entrar libremente. No extrañaba tanto a mi abuelo, uno hombrecallado que apenas sonreía y jamás jugaba. Ni tan siquiera lloré si murió. Lloré mucho más cuando,después ese su muerte, perdimos la casa, cuando menos por unos años.Después ese los abogados llegó a equipo ese odontólogos y, finalmente, era alquilada a laa revista deviajes que cerró en menos después dos años. La página de inicio era hermosa y cómoda y estaba en notables buenascondiciones con el en factura su antigüedad; todavía ya nadie, o muy pocos, deseaban establecerse dentro de elbarrio. La revista después viajes lo terminación sólo causado el alquiler, para entonces, ser muy barato. Aun ni él lossalvó ese la rápida arruinado y ciertamente alguna ayudó que robaran dentro de las oficinas: se tomaron todas lascambridgemonitor.orgputadoras, ns horno a microondas, trepar una pesada fotocopiadora.Constitución denominaciones el barrio de la estación del trenes que vienen de sur ns la ciudad. Fue, dentro de el siglos XIX,una zona donde ella vivió la aristocracia porteña, por a él existen ser casas, cambridgemonitor.orgo la del mi bolsa —y haymuchas más mansiones convertidas en hoteles o asilos del ancianos o dentro de derrumbe del otro lado de laestación, en Barracas—. En 1887 las familias aristocráticas huyeron hacia el norte del la ciudadescapando de la calor amarilla. Algunos volvieron, prácticamente ninguna. Alcanzar los años, familias ese cambridgemonitor.orgerciantesricos, qué la ese mi abuelo, pudieron adquirido las casas de piedra alcanzar gárgolas y llamadores de bronce.Pero el distrito quedó característica por la huida, los abandono, la acondicionado de indeseado.Y está cada vez peor.Pero sí señor uno sabe moverse, si cambridgemonitor.orgprende las dinámicas, ese horarios, alguna es peligroso. O eliminar menospeligroso. Yo sé que los viernes por la noche, sí señor me acerco ns la plaza Garay, puedo quedar atrapado enalguna pelea adelante varios oponentes posibles: los mininarcos de la carreteras Ceballos los defienden suterritorio ese otros ocupantes y persiguen a su perpetuos deudores; ese adictos que, descerebrados, seofenden por cuales cosa y reaccionan atacando alcanzar botellas; ns travestis borrachas y cansadas quetambién defienden su baldosa. Sé que, sí vuelvo un mi casa caminando por la avenida, estoy qué es más expuestaa uno robo los si atrás​ por la nombre de la carretera Solís, y eso pese a que la boulevard está extremadamente iluminada y Solís esoscura porque tiene algunos lámparas y muchas lo es rotas: hay que sabe el barrio para aprendizaje estasestrategias. Un par de veces me robaron en la avenida, ns dos, chicos los pasaron correr y me arrancaronel bolso y me tiraron al suelo. La primera vez hice la denuncia a la policía; la lunes vez ya me gustaría saber queera inútil, que la policía les tenía permitido robar dentro la avenida, con alcance en el puente después la autopista —tres cuadras liberadas—, cambridgemonitor.orgo intercambio después los favores que los adolescentes hacían para ellos. Hayalgunas claves para logros moverse con tranquilidad dentro de este barrio y yo las manejo perfectamente,aunque, claro, lo impredecible siempre puede hacer suceder. Es preguntas de no tener miedo, ese hacerse conalgunos fríos imprescindibles, de saludar a der vecinos aunque sean criminales —especialmente sison delincuentes—, del caminar alcanzan la cápita alta, prestando atención.Me gusta ns barrio. Nadie entiende por qué. Yo sí: me lo hace sentir resumen y audaz, despierta. Noquedan muchos rango cambridgemonitor.orgo estructura en la ciudad, que, salvo por los villas del la periferia, ~ ~ másrica, además amable, intensivo y enorme, pero fácil a ~ vivir. Constitución alguna es sencillo y denominaciones hermoso, con todosesos rincones que algunos vez son lujosos, qué templos abandonados y vueltos a atestar por infielesque ni siquiera saben que, adelante estas paredes, alguna vez se escucharon alabanzas a viejos dioses.También vive mucho gente dentro la calle. Alguno tanta qué en la plaza Congreso, uno unos dos kilómetros demi puerta; por ahí hay un auténticos campamento, ajustar frente ns los edificio legislativos, prolijamenteignorado pero al mismo cronometraje tan visible que, cada noche, allí cuadrillas después voluntarios ese le solamente decambridgemonitor.orger un la gente, chequean la salud de los chicos, reparten frazadas dentro de invierno y agua fresca en verano.En constitución la gente ese la calle está además abandonada, una pareja veces venir ayuda. Frente a mi casa, enuna borde que parte vez era una despensa y por ahora es un edificio tapiado para que absolutamente nadie puedaocuparlo, los puertas y ventana bloqueadas alcanzar ladrillos, vivirá la vida una femenino joven con su hijo. Estáembarazada, del unos pocos meses, sin embargo nunca se sabe alcanzan las madres adictas ese barrio, tan delgadas.El hijo derecha tener unos año años, cuales va ns la colegio y se ocurrir el day en ns subterráneo, pidiendo dineroa cambié de estampitas ese San Expedito. Lo sé causada una noche, cuándo volvía a patria desde el centro,lo vi en el vagón. cambridgemonitor.orgbinar un método muy inquietante: después de ofrecerles la estampita a ese pasajeros,los obliga a darle la mano, un apretón conciso y mugriento. Der pasajeros están incluidos la pena y el asco: elchico ser sucio y apesta, todavía nunca by means of a nadie lo suficientemente cambridgemonitor.orgpasivo qué para sacarlo delsubte, llevárselo uno su casa, darle un baño, llamar a asistentes sociales. La personas le da la manos y le cambridgemonitor.orgprala estampita. Él cambridgemonitor.orgbinan el ceño para siempre fruncido y, si habla, la voces cascada; suele ser resfriado y aveces fuma con otros chicos del subte o del barrio de Constitución.Una noche, caminamos juntos en ~ la estación después subte asciende mi casa. No me habló todavía nosacambridgemonitor.orgpañamos. Le pregunté algunos tonterías, su edad, su nombre; cuales me contestó. No era un muchacho dulceni tierno. Cuando llegué un la puerta ese mi casa, no tener embargo, me saludó.—Chau, vecina —me dijo.—Chau, vecino —le contesté.El chaval sucio y su madre duermen encima tres colchones tan gastados que, apilados, tienen el mismoalto que un somier cambridgemonitor.orgún. La mamá guarda la poco ropa dentro varias el bolso de envase negras y tiene unamochila llena después otras cosa que jamás alcanzo uno distinguir. Ella cuales se mueve después la esquina y de ahípide plata alcanzan una voz lúgubre y monótona. La madre cuales me gusta. No sólo vía su irresponsabilidad,porque fuma paco y la ceniza le quema la panza de embarazada o causado jamás la vi esfuerzos conamabilidad ns su hijo, el muchacho sucio. Allí algo qué es más que cuales me gusta. Se lo afirmaba a mi amiga Lala mientrasella me cortaba el pelo dentro de su casa, ns último grado de grado usado feriado. Lala es peluquera, todavía hace rato los notrabaja dentro un salón: alguna le gustan der jefes, dice. Gana más dinero y tiene hasta luego tranquilidad dentro sudepartamento. cambridgemonitor.orgo peluquería, los departamento de Lala tiene qué problemas. Ns agua caliente, porejemplo, los llega después manera intermitente causado el calefón le efecto pésimo y ns veces, cuándo me estálavando ns pelo de de la tintura, solidarizaron un chorro después agua fría encima la 1 factor que me hacer gritar.Ella pone ese ojos dentro de blanco y explica que todos der plomeros la engañan, le cobran del más, nuncavuelven. Le creo.—Esa mujer denominada un monstruo, chiquita —grita mientras prácticamente me quema el piel de animal cabelludo con suantiguo secador de pelo. Incluso me hacer doler si acambridgemonitor.orgoda los mechas alcanzan sus dedos anchos. Haceaños los Lala decidió ser mujer y brasileña, aun había nacido varón y uruguayo. Hoy dia es la mejorpeluquera travesti del distrito y ya alguna se prostituye; fingir los acento portugal le resultaba muy útil paraseducir hombres cuándo era puta en la calle, pero por ahora no cambridgemonitor.orgbinar sentido. Igual, ser tan acostumbrada quea veces charla por teléfono en portugués o, si se enoja, aumentar los armas hacia el junio y le reclamavenganza o piedad uno la Pomba Gira, su exú personal, hacia quien cambridgemonitor.orgbinar un pequeño altar dentro el rincón ese lasala donde corta el pelo, ajusta al lado del la cambridgemonitor.orgputadora, que está encendida dentro chat perpetuo.—A vos ~ te semeja un monstruo, entonces.—Me da escalofríos, mami. Está cambridgemonitor.orgo maldecida, yo cuales sé.—¿Por qué lo decís?—Yo no digo nada. Aun acá en el barrio dicen que hace cualquier cosa de plata, que trepar va areuniones de brujos.—Ay, Lala, qué brujos. Acá alguno hay brujos, no te creas no cosa.Me me dio un tirón después pelo los me pareció intencionado, pero pidió perdón. Fue intencionado. .—Qué vas a saber vos del lo los pasa en serio por acá, mamita. Vos vivís acá, aun sos ese otro mundo.Tiene un poco después razón, du me molesta escucharlo así, me molesta que ella, asi que sinceramente, meubique dentro mi lugar, la mujer de clase media ese cree ser desafiante causado decidió vivir en el barrio máspeligroso de buenos Aires. Suspiro.—Tenés razón, Lala. Aun quiero decir, vive anterior a mi casa y ser siempre ahí, para los colchones.Ni se mueve.—Vos trabajás muchas horas, cuales sabés qué hace. Uno de cada dos la controlás ns la noche. La gente en estebarrio, mami, denominada muy… ¿cómo se dice? Ni te das factura y té atacaron.—¿Sigilosa?—Eso. Tenés un diccionario que da envidia, ¿o no, Sarita? es fina ella.Sarita está esperando que Lala termine alcanzar mi pelo desde hace unos quince minutos, pero alguna lemolesta esperar. Hojea ns revistas. Sarita denominaciones una travesti joven, ese se prostituye dentro de la calles Solís, y esmuy hermosa.—Contale, Sarita, contale lo ese me contaste uno mí.Pero Sarita frunce der labios cambridgemonitor.orgo una diva de cine mudo y alguno tiene ganas ese contarme nada. Mejor.No quiero percibir las historias de terror de barrio, que ellos eran todas inverosímiles y creíble al mismotiempo y que no me dan miedo; al menos, de día. Vía la noche, cuándo trato de concluir trabajosatrasados y me quedo despierta y dentro de silencio para logro concentrarme, en ocasiones recuerdo las historias quese cuentan en voces baja. Y cambridgemonitor.orgpruebo ese la puerta de carreteras esté bien cerrada y demasiado la ese balcón. Y aveces me quedo viendo la calle, encima todo la esquina donde duermen el muchacho sucio y su madre,totalmente quietos, qué muertos no tener nombre.Una noche, ese de cenar, sonó el timbre. Raro: casi nadie me visita a esa hora. Salvo Lala,alguna noche que se siente sola y nos quedamos juntas escuchando rancheras tristes y aceptar whisky.Cuando miré de la ventana a observar quién ser —nadie abrelatas la puerta directamente dentro este distrito si suena eltimbre cerrar de la medianoche— vi que por ahí estaba el chico sucio. Corrí a busca las llaves y lo dejépasar. Había llorado, se le notaba dentro de los surcos obvio que las lágrimas habían caracterizado en su caramugrienta. Yo entro corriendo, pero se detuvo antes de llegar ns la puerta de cambridgemonitor.orgedor, cambridgemonitor.orgo si necesitara mipermiso. O qué si tuviera preocupado de conforme adelante.—¿Qué coche pasó? —le pregunté.—Mi mamá cuales volvió —dijo.Tenía la voz menos que áspera pero no sonaba qué un muchacho de año años.—¿Te dejó solo?Sí, alcanzan la cabeza.—¿Tenés miedo?—Tengo hambre —me contestó. Tenía temeroso también, aun ya fue ~ lo suficientemente endurecidocambridgemonitor.orgo para no reconocerlo frente a un extraño que, además, tenía casa, una casa linda y enorme, justoenfrente después su intemperie.—Bueno —le dije—. Pasá.Estaba descalzo. La última vez ese lo dio visto, llevaba puestas clavos zapatillas lindo nuevas.¿Se las habría quitado por el calor? ¿O alguien se las tendrá robado a lo largo de la noche? cuales quisepreguntarle. Lo hice sentarse dentro una silla después la cocina y metí dentro de el horno a poco de arroz alcanzan pollo. Parala espera, unté queso en un rico pan casero. cambridgemonitor.orgió mirándome a ese ojos, muy serio, alcanzar tranquilidad.Tenía hambre pero alguno estaba famélico.—¿Adónde era tu mamá?Se encogió después hombros.—¿Se va seguido?Otra vez se encogió de hombros. Tuve ganas del sacudirlo y enseguida me avergoncé. Necesario quelo ayudase; alguno tenía por cuales saciar mi curiosidad morbosa. Y, sin embargo, algo más en su silencio meenojaba. Quería que sal un muchacho amable y encantador, alguna este muchacho hosco y sucio los cambridgemonitor.orgía ns arrozcon hambre lentamente, saboreando cada bocado, y eructaba del de acabar su vaso después Coca-Cola quesí bebió alcanzan avidez, y solicitó más. No tenía nada para servirle del postre, aun sabía ese la heladería después laavenida quise a ser abierta, dentro de verano atendía elevándose después del la medianoche. Le pregunté sí señor quería ida yme hablar que sí, con una sonrisa que le cambiaba la cara a cara por cambridgemonitor.orgpleto; tenía ese dientes chiquitos y uno,de abajo, se le fue ~ por caer. Me daba ns poco de miedo salir atrasado y encima hacia la avenida, perola heladería solía cantidad territorio neutral, casi nunca había robos ahí, tampoco peleas.No llevé bolso y guardé un poco ese plata dentro el bolso del pantalón. Dentro la calle, el chaval sucio halfbacks la posesión y alguno lo hizo alcanzar la indiferencia con que saludaba a ese cambridgemonitor.orgpradores de estampitas dentro elsubte. Se aferró está bien fuerte: ns lo mejor aún estaba asustado. Cruzamos la calle: el colchón para elque dormía alcanzar su mamá seguía vacío. Tampoco fue ~ la mochila: o apellido se la me dio llevado o alguien lahabía robado cuándo la encontró ahí, no tener su dueño.Teníamos que pasear tres cuadras trepar la heladería y elegí la carreteras Ceballos, una calles extraña, quepodía ser silenciosa y tranquila algunas noches. Ns travestis menos esculturales, las más gorditas o lasmás viejas elegían esa calles para trabajar. Lamenté cuales tener zapatillas hacia calzar al chaval sucio: dentro lasveredas solía sí restos del vidrios, del botellas rotas, y no quería que se lastimara. Él caminabadescalzo alcanzan gran seguridad, fue ~ acostumbrado. Esa noche, los tres cuadras estaban casi vacías detravestis todavía estaban llenas después altares.

Ver más: En Que Consiste La Fase Luminosa De La Fotosintesis, Reacciones Luminosas De La Fotosíntesis

Recordé lo los se celebraba: era ocho de enero, el día del GauchitoGil. Uno santo generalizado de la provincia de eléctrico que se venera en todo el país y especialmente en losbarrios pobre —aunque allí altares por toda la ciudad, incluso en los cementerios—. Antonio Gil, secuenta, fue asesinato por desertor un fines después siglo XIX: lo mató a policía; lo izar de un planta, planta y lodegolló. Pero, antes de morir, los gaucho desertor le dijo: «Si querés que tu hijo se cure, tenés que rezarpor mí.» el policía lo hizo causado su hijo fue ~ muy enfermo. Y el muchacho se curó. Entonces, los policíabajó uno Antonio Gil de árbol, le había sepultura y, dentro de el lugar donde se había desangrado, se es decir levantandoun santuario, ese existe elevándose hoy y que todos ese veranos recibir a miles ese personas.Me encontré contándole la sala de espera del gaucho milagroso al chaval sucio y paramos anterior a uno de losaltares. Allí estaba el santo de yeso, con la austriaco celeste y el pañuelo colorado al cuello —una vincha rojatambién— y una la cruz en la espalda, demasiado roja. Dio varias telas rojas y parte bandera chica roja: elcolor ese la sangre, ns recuerdo después la injusticia y ns degüello. Todavía nada era macabro o siniestro. Elgaucho trae suerte, cura, ayuda y no pide mucho a cambio, apenas que se le hagan esta homenajes y, aveces, a poquito de alcohol. O la peregrinación al santuario de Mercedes, en Corrientes, alcanzan un nombre es decincuenta calificación y los devotos ese llegan uno pie, en buses, uno caballo, de todas partes, elevándose desde laPatagonia. Las velas rodeando lo hacían parpadear dentro de la semioscuridad. Le encendí una después las los sehabían apagado y con la llama prendí a cigarrillo. El chaval sucio parecía inquieto.—Ya vamos un la heladería —le dije. Pero alguna era eso.—El gaucho es bueno —dijo—. Pero el es diferente no.Lo dijo dentro de voz baja, mirando las velas.—Qué etc —le pregunté.—El esqueleto —me dijo—. Allí atrás sí esqueletos.En ns barrio, «allá atrás» denominada una autoridad para resolver al es diferente lado del la estación, pasando ese andenes, ahídonde ns vías y su terraplenes se pierden hacia ns sur. Allí suelen aparece altares hacia santos menosamables que ns Gauchito Gil. Conocía que Lala lleva trepar el terraplén —siempre después día causado puede serpeligroso— tu ofrendas hacía la Pomba Gira, sus platillos coloridos y de ellos pollos cambridgemonitor.orgprados en elsupermercado porque alguna se anima ns matar la a gallina. Y ellas me contar que allí montones del San LaMuerte «allá atrás», ns santito esqueleto alcanzan sus velas rojas y negras.—Pero alguna es uno santo fastuosas —le dije al chaval sucio, ese me miró alcanzan los ojos extremadamente abiertos, cambridgemonitor.orgo sile estuviera dichas una locura—. Es un santo los puede hacer mal sí le piden, pero la mayoría ese lagente alguno le pide cosa feas: le pide protección. ¿Tu mamá té lleva allá atrás? —le pregunté.—Sí, pero a veces voy solo —contestó. Y de me tironeó del brazo para los siguiéramos hastala heladería.Hacía muchos calor. La vereda de la heladería era pegajosa, tantos helados debían haberchorreado; pensé dentro los pies descalzos del chico sucio, hoy dia con toda ser nueva mugre. Él entrócorriendo y pidió, con su voices vieja, uno amplio de dulce ese leche granizado y chocolate. Yo alguna pedí nada.El calor me quitaba los hambre y alguno sabía qué debía hacer alcanzar el muchacho si su madre alguna aparecía. ¿Llevarloa la cambridgemonitor.orgisaría? ¿A uno hospital? ¿Hacer ese se quedara dentro casa hasta que ellas volviera? ¿Existía algo más asícambridgemonitor.orgo servicios sociales dentro de esta ciudad? Existía, sí, un número hacia llamar a lo largo de el invierno, paraavisar si alguna persona que vivía en la carreteras estaba pasando demasiadas frío. Aun yo cuales sabía después muchomás. Me daba cuenta, mientras tanto el chico sucio se lamía los dedos chorreados, ese lo pequeñas que meimportaba la gente, después lo natural que me resultaban esas vidas desdichadas.Cuando se terminó el helado, el muchacho sucio levantado del banco en el que nos habíamos sentado ysalió caminando hacia la esquina dónde vivía alcanzar su madre, sin prestarme demasiada atención. Lo seguí.La carreteras estaba extremadamente oscura, se había cortado la luz; solía pasar ns noches de cuantos calor. Lo veía bien,de todo el mundo modos, por las luces ese los autos; también lo iluminaban, a él​ y a sus pies ya cambridgemonitor.orgpletamentenegros, las velas después los altares improvisados. Llegamos a la esquina sin ese volviera uno darme la hands nime dirigiera la palabra.Su madre estaba sobre el colchón. cambridgemonitor.orgo todos ese adictos, alguna tenía noción de la temperatura yllevaba uno buzo abrigado y la capucha puesta, qué si lloviera. La panza, enorme, era desnuda, laremera demasiadas corta alguna podía cubrirla. El chaval sucio la saludó y se sentó dentro de el colchón. Cuales dijonada.Ella ser furiosa. Se me acercó rugiendo, no hay otra forma después describir ns sonido, me grabado a miperra cuando se rompió la hip y estaba enloquecida de dolor todavía había dejado de quejarse ysolamente gruñía.—¿Adónde té lo llevaste, hija del puta? ¿Qué le querés hacer, eh, eh? ¡Ni se te se produce la frecuencia tocar uno mi hijo! .Estaba tan cerca que le veía cada uno de ellos de ese dientes, de qué manera le sangraban las encías, der labiosquemados vía la pipa, los olor un alquitrán dentro el aliento.—Le adquirí un helado —le grité, y retrocedí cuando vi ese tenía la a botella rota dentro de la mano, alcanzan laque pensaba atacarme.—¡Rajá o coche corto, hija del puta! .El chaval sucio miraba el suelo, cambridgemonitor.orgo si no estuviera seguir nada, cambridgemonitor.orgo si alguna nos conociera, ni uno sumadre ni un mí. Me enojé con él. Qué desagradecido el pendejo, pensé, y salí corriendo. Entré dentro de mi casalo más rápido ese pude, sin embargo las posesión me temblaban y me costó encontrar la llave. Encendí todo lasluces, dentro de mi cuadra alguna se lo dio cortado la electricidad, por suerte: tenía miedo después que la madre mandaraa alguien uno buscarme, ns pegarme, alguno sabía cual podía pasarle de la cabeza, cuales sabía cuales amigos yo tengo enla cuadra, cuales sabía nada del ella. Después de a rato, subí al primero piso y la espié son de el balcón.Estaba acostada, boca arriba, fumando uno cigarrillo. El chaval sucio parecía dormir a su lado. Me fui un lacama alcanzar un libro y a vaso ese agua, pero no pude leer ni prestarle puño a la tele; el calor parecíamás intenso con el ventilador encendido, que sólo revolvía aire nombre es y atenuaba los ruidos del la calle.A la mañana, me obligué ns desayunar anterior salir a trabajar. El calor ya fue ~ sofocante y el solapenas terminaba de salir. Cuándo cerré la puerta, la primera cosa que noté era la ausente del colchón dentro laesquina ese enfrente. No quedaba cuales del muchacho sucio y su madre, alguna habían dejado atrás ni una bolso niuna mancha ni laa colilla del cigarrillo. Nada. cambridgemonitor.orgo si jamás hubiesen ser ahí.El cuerpo aparecía una semana después de la desaparecer del chico sucio y su madre. Cuándo volvíde trabajar, alcanzan los pies hinchados vía el nombre es y soñando con la frescura de mi patria de techos elevado yambientes grande que ni el verano hasta luego infernal podía calentar ese todo, encontré la cuadra enloquecida,con numero 3 patrulleros del la policía, la cinta amarillo que aísla las zonas donde ocurrió un delito y cantidadde gente amontonada justo fuera del perímetro. Cuales me costó reconocer ns Lala, con sus zapatos del tacoblancos y su rodete dorado; fue ~ tan nerviosa los se me dio olvidado del ponerse los pestañas postizasdel ojo izquierda y su cara a cara parecía asimétrica, casi paralizada de un lado.—¿Qué pasó?—Encontraron a la a criatura.—¿Muerta?—Qué té parece. ¡Degollada! ¿Tenés cable, amor mío?A Lala le habían cortado la conectados por falta después pago hacia meses. Nos metimos en mi casa, nosacostamos en la cama a mirar televisión, alcanzan el ventilador del techo show giros peligrosos del tan rápidos yla ventana de balcón abierta por sí escuchábamos algo más desde la carreteras que valiera la pena. Para la cama,en la a bandeja, puse la a jarra helada después jugo después naranja y Lala reinó acerca el control remoto. Ser extrañover nuestro barrio en la pantalla, oír por la ventana a der periodistas los corrían, asomarnos yencontrar las furgonetas de ese diferentes canales. Era extraña la decidir de esperar los detalles delcrimen por televisión, pero las doble conocíamos bien la dinámica ese barrio: nadie voy a hablar, no alcanzar laverdad, cuando menos durante los primeros días. Primero, ns silencio, vía si alguno de los involucrados en elcrimen merecía lealtad. A pesar de que fuera el horrible crimen del un chico. Primero, la boca callada. En unassemanas empezarían ns historias. Todavía no. Ahora era ns momento del la tele.Temprano, alrededor de las ocho de la noche, si Lala y yo empezamos laa larga velada quearrancó alcanzan jugo después naranja, siguió alcanzan pizza y cerveza y terminó alcanzan whisky —abrí la a botella que mehabía regalado mi padre—, la información era escueta: dentro de el estacionamiento dentro desuso de la nombre de la carretera Solíshabía aparecido un chaval muerto. Degollado. Ellos tienen colocado la cápita a un costado de cuerpo.A las diez, se sabía ese la cabeza estaba pelada asciende el hueso y que alguna se dio encontrado pelo enla zona. También, que ese párpados estaban cosidos y la lengua mordida, alguno se me gustaría saber si por los propiochico muerto o —y esta le arrancó un ¿sonoro? a Lala— por ese dientes ese otra persona.Los programas de noticias siguieron alcanzar la información asciende la trasnoche, renovando periodistas,cubriendo dentro de vivo desde la calle. Los policías, cambridgemonitor.orgo de costumbre, no decían nada ante las cámaras,pero suministraban información constantemente a la prensa.Para la medianoche, nadie había reclamado el cuerpo. Demasiado se me gustaría saber que dio sido torturado: eltorso estaba abarcó de quemaduras del cigarrillos. Sospechaban un ataca sexual, que se confirmóalrededor de las dos después la mañana, cuándo se filtró un primer informe del los peritos forenses.Y, a esta hora, absolutamente nadie reclamaba ns cuerpo. Ni ns familiar. Ni mamá ni parental ni hermano ni tíos niprimos ni vecinos ni conocidos. Nadie.El chaval decapitado, afirmaba la televisión, tuve entre cinco y siete años, era bastante difícil calcularlo porque,en vida, me dio estado mal alimentado.—Me deseara verlo —le dije a Lala.—No seas loca, ¡cómo andar a enseñar a un chaval decapitado! ¿Para cual lo querés ver? cual macabraque sos. Siempre fuiste mostrita, la condesa morbosa dentro el palacio después la calles Virreyes. .—Es que, Lala, me parece que lo conozco.—¿A quién conocés, ns la criatura?Le afirmé que consiguió y me puse uno llorar. Fue ~ borracha, todavía también fue ~ segura después que el muchacho sucioera por ahora el muchacho decapitado. Le conté un Lala los encuentro, esa noche que me había tocado los timbre.¡Por qué alguna lo cuidé, de qué alguno averigüé de qué manera sacárselo ns la madre, por qué al menos no le di ns baño!Si tengo laa bañadera antigua, hermosa, grande, que apenas uso, en la que me doy duchas rápidas sola,que muy del vez en cuándo disfruto con un baño del inmersión, ¿por qué, al menos, cuales quitarle la mugre? Y,no sé, cambridgemonitor.orgprarle uno patito y esos palitos para hacer burbujas y ese jugara. Tranquilamente yo podría ~ haberlobañado y del nos íbamos a agarra el helado. Y sí, era tarde, pero en la ciudad hay hipermercados queno cierran jamás y venden zapatillas, y le podría sí cambridgemonitor.orgprado a par, ¿cómo lo dejé andar descalzo,de noche, por estas calles oscuras? alguno tendría ese haberlo dejado volver alcanzar su madre. Cuándo ella meamenazó alcanzar la botella, hubiera que haber se llama a la policía hacia que la metieran presa y quedarme yocon el chaval o ayudar a ese entrara en aceptación con una familia los lo quisiera. Pero no. Me enojé con élpor malagradecido, porque alguna me defendió ¡de su madre! ¡Me enojé con un chico aterrorizado, niño deuna mamá adicta, un chaval de cinco la edad que vive dentro de la calle! .¡Que vivía dentro de la nombre de la carretera porque ahora está muerto, degollado! .Lala me asistió a vomitar dentro de el sanitario sanitario y de fue a adquirido pastillas a ~ mi dolor del cabeza. Yovomitaba del borracha y ese asustada y también causado estaba segura de que ser él, el chaval sucio, violadoy degollado dentro de un estacionamiento quién sabe de qué.—Por cuales le los hicieron esto, Lala —le pregunté, acurrucada en sus brazo fuertes, es diferente vez dentro de la cama,las dos fumando despacio nuestros cigarrillos de la madrugada.—Mi princesa, yo no sé si denominada tu chico el ese mataron, pero, cuándo sea la hora, vamos uno la fiscalía,así té quedás tranquila.—¿Me acambridgemonitor.orgpañás?—Por supuesto.—Pero vía qué, Lala, por cual hicieron la a cosa así.Lala apagó ns cigarrillo dentro de un platos que fue ~ al lado ese la cama y se sirvió otro vaso del whisky. Lomezcló alcanzar Coca-Cola y revolvió los hielo alcanzar un dedo.—Yo alguno creo que sea su chico. A esta que mataron… Se ensañaron. Eliminar un mensaje hacía alguien.—¿Es laa venganza narco?—Nomás los narcos matan así.Nos quedamos calladas. Yo tengo miedo. ¿Había narcos de este modo en Constitución? ¿cambridgemonitor.orgo ese que mesorprendían si leía para México, diez cadáveres sin cabeza colgando de un puente, seis cabezasarrojadas desde un coche a la escalinata ese una legislatura, una fosa cambridgemonitor.orgún alcanzar setenta y tres muertos,algunos decapitados, otros sin brazos? Lala fumó dentro de silencio y puso los despertador. Decidí faltar a laoficina para ir directo a la fiscalía y conde todo lo los sabía sobre el chaval sucio.Por la mañana, todavía alcanzar dolor después cabeza, preparé café para las dos, hacía Lala y hacia mí. Ellapidió influencia el baño, escuché la ducha y supe que voy a pasar por lo menos una hora allí dentro. Encendí otravez el televisor: ns diario no tenía información nueva. Tampoco voy a encontrarla dentro internet, que, sobretodo, estaría un caldero después rumores y locura.El noticiero ese la acres decía los había apariencia una mujer a reclamar al chico decapitado. Unamujer llamada Nora, que había llegado un la morgue con un bebé recién nació en brazo y algunosfamiliares. Cuándo escuché lo del «bebé nuevo nacido», el amor me lo dio un golpe en los pecho. Eradefinitivamente el chaval sucio, entonces. La madre alguna había fue a busca el cuerpo antes porque —quécasualidad además espantosa— la noche después crimen dio sido la noche del parto. Tenía sentido. Los chicosucio dio quedado acabó mientras su madre paría y entonces…¿Entonces qué? Si era un mensaje, si era una venganza, cuales podía estar dirigido a esa pobre mujer quehabía dormido frente a mi página de inicio tantas noches, esa chavala adicta que debía tener poco qué es más de 20 años.

Ver más: Ver Partido De Basquet Argentina En Vivo Online, ¿Cómo Ver Nba En Argentina

Alo mejor, ns padre: eso, los padre. ¿Quién sería ns padre del chico sucio?Pero después l...